CHILE. ¡VIVA LA PLUTOCRACIA! ¡MUERTE A LA DEMOCRACIA!

CHILE. ¡VIVA LA PLUTOCRACIA! ¡MUERTE A LA DEMOCRACIA!

Spread the love

“Estúpido es saber la verdad, ver la verdad, pero seguir creyendo las mentiras”

Norman Freeman, actor afroamericano

El discurso oficial, del conjunto de la clase política, desde la izquierda parlamentaria hasta los partidos fascistas también parlamentarizados, ante la protesta social o ante el llamado a la lucha armada por parte de los comuneros mapuche es llamar a defender la democracia, a hacer respetar las reglas del juego democrático y su estado de derecho.

Ante la proximidad del plebiscito de salida para aprobar y rechazar la propuesta constitucional el 4 de septiembre, el llamado es a profundizar la democracia, atacar las desigualdades con más democracia y a ampliar los derechos sociales dentro del texto constitucional.

Sin embargo, ambas actitudes discursivas son en verdad lo más parecido a engañar con publicidad. Es imponer una ilusión, un mundo que no existe y esconder la realidad. Chile vive una dictadura plutocrática, una dictadura del capital, de los oligopolios, de las corporaciones, de la banca, donde el conjunto del Estado, sus poderes se encuentran secuestrados por el poder económico, por la punta superior y exclusiva de la cúspide social donde todo se decide, y donde los recursos amasados por persona son cifras siderales que, aunque un trabajador trabaje 200 años jamás llegará siquiera a aproximarse a esas cifras millonarias.

Existen numerosos casos que nos develan la relación e íntima conexión entre “los negocios y la política”, casos judiciales de “financiamiento ilegal de la política”, sueldos triangulados, operaciones desde los gobiernos para frenar y echar tierra encima de investigaciones judiciales por campañas electorales ilegalmente financiadas de los y las mandatarias de turno. Ocultamiento de grandes fortunas en paraísos fiscales no sólo de empresarios sino también de políticos. Un congreso capturado por los intereses del poder político en todas sus expresiones y vertientes. Ministros que una vez terminado su cargo se pasan al área equivalente al ministerio en la misma área. Clanes familiares oligárquicos que tienen a sus familiares en las altas esferas del estado como privada, sus representantes genéticos en las fuerzas armadas, en la iglesia, en la prensa, etc.

De eso, el periodismo de investigación en el último período ha dado varios libros que relatan esas relaciones de poder profundas. Algunos ejemplos son, “La casta Larraín en la burguesía chilena” de Patricio Altamirano, “Todo Legal”, Ignacio Shciapacasse y Carlos Tromben, “Piñera Offshore”, Sergio Jara y Juan Pablo Figueroa, etc.

Una de esas investigaciones periodísticas, en el libro escrito por el periodista Daniel Matamala “Poderoso caballero. El peso del dinero en la política chilena” (2015) donde relata el financiamiento ilegal de la política, el financiamiento opaco-ilegal de la candidatura de Michelle Bachelet y su financiamiento proveniente de los grandes poderes económicos donde también figura SQM de propiedad del ex yerno de Pinochet al cual en su segundo mandato, al final de este, le entrega la propiedad de casi todos los yacimientos del litio para su explotación. Habrá sido algo así un premio de recompensa a Ponce Lerou, SQM, por el financiamiento prestado en las campañas. Una mano lava la otra.

Pero volviendo a la plutocracia, veamos cómo Daniel Matamala retrata la concentración de la riqueza en Chile:

“En nuestro país, los ingresos del 10% más rico son 26 veces superiores a los del 10% más pobre, cifra que en el promedio de la OCDE llega a 9,6 veces. Además, el 70% de los asalariados gana menos de $400.000 líquidos al mes. La mediana de ingresos formales es de $260.000 líquidos. Eso significa que la mitad de los asalariados gana menos que eso cada mes”.

“…la participación del 1% más rico del país es de 30,5% del ingreso total. El 0,1% (la milésima parte) se lleva el 17,6%, y el 0,01% (la diezmilésima fracción de los chilenos) acapara el 10,1% del total”.

“El 1% más rico se lleva 43 veces más por persona que el 99% restante. Pero dentro de ese 1% la mayor tajada se la lleva solo el 0,1%, que gana 12 veces más que el restante 0,9%. Y a su vez, dentro de ese ya privilegiado 0,1%, los que en verdad dominan son los que pertenecen al 0,01%, que se llevan 8 veces más que los del restante 0,09%”

“…el 0,% más rico de la población tiene ingresos per cápita 214 veces superiores al 99,9% restante. Y el 0,01% más adinerado concentra ingresos por persona 1.122 veces superiores al 99,99%…”

“…el tamaño medio del hogar chileno es de 3,28 personas, y que la población total…se estima en 17.819.054, podemos calcular que ese 0,01% de la punta de la pirámide son poco más de 500 hogares (543, para ser exactos) …Son esos 543 hogares, entonces, los que concentran cerca de la décima parte del total de los ingresos del país”.

“…se revela que el 5% más rico del país se lleva más de la mitad de los ingresos (51,5%). El 1% se queda con un tercio del total (33,0%). Y el 0,1% captura la quinta parte (19,5%) del ingreso”.

“…nuestro país solo 45 hogares gozan de una riqueza financiera que supera los US$36 mi millones. Estos poseen activos totales por US$ 36 mil millones. O sea, esta fracción de familias, que corresponde a poco menos del 0,001% de la población total (menos de la cienmilésima parte, o uno de cada 100 mil hogares), tiene a su haber el 10% de todos los activos financieros chilenos”.

“…los cinco hombres más ricos de Chile acumulan ingresos de US$6.300 millones anuales promedio en el período 2002-2010. La cifra equivale a cinco millones de chilenos, o, dicho de otra forma, “cada uno de ellos gana lo mismo que un millón de chilenos”

 Más adelante Matamala señala:

“Podemos pasar revista a prácticamente cualquier mercado relevante en Chile y la conclusión es la misma. Los monopolios y oligopolios son la regla de la economía”.

“Veamos algunos datos. En las farmacias, tres cadenas (cruz Verde, Fasa y Salcobrand) concentran el 95% de las ventas. En los bancos, cuatro compañías (Chile, Santander, Estado y BCI) suman el 65% de las colocaciones. El transporte aéreo nacional está en un 74% en manos de una sola compañía (Lan). Tres proveedores de telefonía móvil (Movistar, Entel, y Claro) se reparten en 97% del mercado. Dos productores de pollos (Súper Pollo y Ariztía) acumulan el 71% de las ventas. CCU y Capel acaparan el 69% de las ventas de licores. British American Tabaco Chile (BAT Chile) tiene el 95% del mercado de los cigarrillos. CCU, el 87% de las cervezas. Y la generación eléctrica se concentra en 74% entre Endesa, Colbún y Gener”.

“Más aun: estos monopolios y oligopolios están estrechamente entrelazados, con los grandes frupos económicos repitiéndose en las posiciones dominantes en diferentes mercados…Para una economía relativamente pequeña como la chilena, el tamaño de estos grupos es formidable. En 2013, los ingresos de los 20 mayores grupos económicos sumaron US$145 mil millones, el equivalente al 52,61% del Producto Geográfico Bruto (PGB) total de Chile”.

Cabe señalar que los datos presentados aquí, citando a Matamala, es información del 2013-2015 y que han transcurrido 9 años desde entonces período en el cual las fortunas y concentración de la riqueza habrá aumentado considerablemente como el poder que estos poderes tienen sobre el Estado, sus instituciones y del conjunto de los partidos representados en el parlamento desde la izquierda hasta la derecha.

Por otro lado, Jeanette von Wolfersddorff (parte del directorio de la Bolsa de Comercio de Santiago), en su reciente libro “Capitalismo. Una historia sobre innovación, inversiones y el ser humano” (Taurus, 2022) nos ilustra con el siguiente cuadro de poder económico:

Sector Económico Grupo

Luksic

Grupo

Matte

Grupo

Angelini

Grupo

Ponce Leoru

Grupo

Solari

Grupo

Paulman

Grupo

Yarur

Grupo

Vial

Grupo

Claro

Grupo

Said

Finanzas Bco Chile BICE (Bco / Seguros Falabella) BCI
Servicios Públicos Colbún

Minera Valparaíso

Tecnología XAlmendral

Entel

Energía Quiñenco (Colbún  Transmisión Antarchile

Copec

Materiales Básicos CMPC

Volcan Pasur

(Arauco) Potasios de Chile

SQM

Cristalerías Envases del Pacífico
Consumo no cíclico Falabella
Inmobiliario (Iquique Terminal) Plaza Cencosud Shopping Parque Arauco
Industrial Vapores Invexans

SAAM

Marinsa

Sin duda lo que completaría el mapa del poder económico (oligarquía) sería la relación y niveles de dependencia o de integración de estos grupos económicos con el capital transnacional como las inversiones de los centros de poder imperialista en Chile y cómo estos se relacionan con estos poderes “criollos”.

Este poder casi infinito contrasta enormemente con la realidad que viven los trabajadores y pueblos en Chile.

Según la Fundación Sol, sobre el Salario Mínimo este se encontraría por los suelos:

“En Agosto 2022 se realizará un reajuste del ingreso mínimo legal alcanzando $400.000. Esta propuesta de SALARIO MÍNIMO sigue siendo insuficiente para algo tan básico como cubrir la línea de la pobreza en un hogar de 4 integrantes, dónde sólo una/o de ellos /as trabaja y recibe el mínimo”.

“Monto propuesto Salario Mínimo (agosto) $400.000. Monto que falta $253.678 ”

“Línea de la pobreza Hogar de 4 personas $531.048”

“Monto para que el Salario Mínimo Bruto cubra la línea de la pobreza del hogar $653.678”

La misma Fundación Sol nos señala:

Según los “Datos Encuesta Suplementaria de Ingresos 2021: El 50% de trabajadores y trabajadoras en Chile gana menos de $457.700 valor menor a lo observado en el año 2017 al ajustar por IPC”. En la misma línea la Fundación señala:

“De cada 8 horas de trabajo asalariado en Chile, sólo 3 horas van a financiar salarios y 5 horas benefician a los dueños del capital”. Y para rematar, la Fundación señala en otra de sus publicaciones:

“El 10% de mayores ingresos en Chile ha concentrado por décadas más del 60% de los Ingresos Totales, mientras el 50% de menores ingresos ha concentrado menos del 10% del total”. Si a esto se suma la inflación en curso donde sólo en 12 meses los productos de la canasta básica han aumentado en 17, 3% entonces el desastre es mucho mayor sin que en este artículo (mínimo) se encuentre incluido la realidad de las pensiones lo cual haría ese desastre ya anunciado un verdadero genocidio.

La burguesía juega con fuego.

Con todo lo dicho anteriormente, la burguesía tanto en su versión progresista como en su versión fascista se encuentra jugando un juego peligroso para sus propios intereses. Es tan profunda la crisis que hoy se expresa en su forma predominante en el escenario político (aprobación o rechazo de una nueva constitución) que los sectores en disputa han apostado tanto a la campaña del terror en caso que triunfe el bando contrario, pero ambos han apostado a la elevación de las expectativas ante una clase trabajadora fuertemente oprimida. En ambos casos, Apruebo / Rechazo y sin importar quién triunfe, progresistas y fascistas prometen reformas, ampliación de derechos y un mejoramiento sustancial de las vidas de los trabajadores con la barita mágica de una nueva constitución a sabiendas que eso no ocurrirá y que sólo es una forma de ganar tiempo, sembrar ilusiones y hacer de las angustias un elemento de campaña electoral en uno y otro bando.

Todo este discurso electorero de alza de expectativas busca esconder que la democracia en Chile hace mucho tiempo que murió si es que alguna vez existió y lo que estamos viviendo no es en nada un régimen democrático sino es una dictadura plutocrática de alta concentración del poder y cuya concentración no parará sino seguiré aumentando. Desde esta perspectiva, no existe democracia ni Estado de derecho que se deba o pueda defender. No se puede defender algo que no existe o que nunca ha existido. Eso sería una verdadera acción utópica, irrealista sin embargo todos los partidos parlamentarizados nos quieren convencer o reconvencer que sí vivimos en democracia y si debemos, quienes somos explotados y sometidos en la más oscura y profunda miseria similar a la esclavitud, que defendamos el mismo régimen plutocrático que nos esclaviza.

Tratar de hacernos pensar que vivimos en democracia es esconder también la lucha de clases y cómo esta se expresa en el día a día donde una nueva constitución es una mera poesía, decorativa y sin sentido que en nada cambiará la realidad de la mayoría.

Así, la revolución aparece como el único movimiento y proceso histórico verdaderamente democrático por cuanto su objetivo estratégico es precisamente instaurar la igualdad, vencer la plutocracia y dotar a la democracia de un verdadero contenido democrático (socialista y de poder popular) cosa que la democracia formal burguesa carece por cuanto es de papel. Con todo, que sectores que se autodefinen como “revolucionarios” asuman como propio este discurso ficticio de la democracia burguesa es simplemente oportunismo, declararse vencidos y derrotados ante una realidad que no están viendo o que les cuesta asumir para su transformación.

Ante el plebiscito de salida del 4 de septiembre (Apruebo / Rechazo de nueva constitución) la actitud más democrática, y la única posible es no participar, abstenerse activamente o simplemente anular el voto y prestarse para validar este espectáculo mediático electoral donde la plutocracia pone la música y pretende hacer bailar y emborrachar a sus esclavos mientras sus acciones en la Bolsa de Comercio siguen al alza reportándole ganancias millonarias mientras a los trabajadores sólo le reportan miserias. 

Resulta imposible que esta clase plutocrática, esta oligarquía vaya a permitir que por la vía legal-constitucional se les quite su poder sideral aun cuando sea una porción de este ya que eso sería desconocer su esencia totalitaria y dictatorial como profundamente anti democrática contraria a su la propia concepción de democracia burguesa. Los derechos no se mendigan sino se arrebatan como decía José Martí. No se negocian. Por ello, las vías pacíficas, las vías de la conciliación de clase, las vías reformistas nunca han tenido posibilidades ciertas porque la realidad descrita aquí ha estado siempre presente. 

CATEGORIES

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )